"El concurso del terror".

06 de noviembre de 2019   

5ºA Primaria. La Lastrilla.
CRA Los Almendros

En el colegio de La Lastrilla se celebró un concurso de carteles de Halloween en el que las caretas debían ser graciosas y a la vez terroríficas.

A cada niño se le entregó un papelito en el que se le animaba a participar en el concurso. Debíamos hacer algo terrorífico a la vez gracioso.

El último día para entregar las caretas era el día veintidós de octubre.

Todo el mundo llevó sus trabajos y al día siguiente el colegio apareció decorado con las máscaras de todos los alumnos del centro. Los pasillos y puertas tenían un aspecto tenebroso.

Había ideas muy chulas y gracias, pero había otras que cuando las mirabas parecía que te querían matar allí mismo.

Lo mejor de todo esto, y que para nada me esperaba, es que gané en la categoría de mayores. Como premio me dieron unos guantes de esqueleto que brillaban en la oscuridad, una calabaza para guardar las chuches, y unos cuantos caramelos y chocolatinas.

Mi máscara era de color carne y tenía muchas heridas con sangre. Le salían gusanos de la boca, de la nariz y de los ojos. Tenía muchas vendas ensangrentadas.

El martes veintinueve, mientras estábamos en clase, entró Verónica, la secretaria del cole, y llevaba mi máscara en la mano. Preguntó que de quién era. Yo me levanté muy contento y ella me entregó el premio.

La idea del concurso me pareció genial desde el principio y fue muy divertido crear la máscara en mi casa. Que encima ganara el premio fue realmente genial.

Darío, 5º A.