Charla en el colegio con Mamadou

17 de mayo de 2017   

Alumnos Bernuy de Porreros
CRA Los Almendros

El día 11 de mayo vino a contarnos, un inmigrante africano llamado Mamadou, su experiencia.

Primero nos explicó de donde venía y que hacía allí. Nos dijo que él no iba a la escuela, sino que con 11 años, se iba a trabajar con su tío al mar a pescar. Más tarde, cuando su tío no podía ir, iba él con sus primos.

Decidió irse de su país a buscar unas mejores condiciones en el nuestro. Pero la única forma que tenía de venir era en barca, ya que nadando no llegaría. ¡Hay más de 1.000 de kilómetros de distancia!

Nos explicó que en las condiciones que venían en las barcas de madera, no eran las adecuadas; ya que se utilizaba para ir a pescar, y no se podía montar tanta gente en ellas. Por eso, las barcas se hundían o se rompían.  También nos dijo que viajaba en esas condiciones, porque quienes los montaban allí eran mafiosos. Que no les preocupaba cuantos se morían, sino su dinero, ya que les pedían muchísimo. Él como no tenía tanto, tuvo que ir todo el viaje debajo del barco (en la cámara donde llevan las provisiones).

En la primera, y en la segunda ocasión, les pillaron; ya que no se abrieron lo suficiente con la barca, como para llegar a las Islas Canarias, y les devolvieron a su casa. Pero a la tercera lo consiguió. Llegó a Tenerife (Islas Canarias), y le dijeron que como era menor de edad, tenía 17 años, debía ir al colegio, pero él no quería. Lo que realmente quería era trabajar para conseguir dinero y mandárselo a su familia, pero le explicaron que tenía que esperar un año para conseguir los papeles de residente, y así poder viajar y desplazarse por España.

Cuando paso medio año, decidió ir a diferentes localidades de España como: Almería, Granada, Barcelona… hasta que, llegó a Segovia y comenzó a trabajar aquí.

Un día, cuando estaba cuidando las vacas, el señor para el que trabajaba le ofreció el trato de que si se quedaba con él cuidando las vacas, le hacía los papeles para quedarse en España. Él aceptó, y al día siguiente fueron a los juzgados a decirle al juez que quería tramitar los papeles para que Mamadou se quedara y pudiera vivir bien. Y se los hicieron.

Y desde ese día, Mamadou les manda dinero a su familia y vive bien, y cada vez que puede, va a visitar a su sus seres queridos.

Tras la visita de Mamadou al cole, creo que hemos aprendido más de la importancia de la tolerancia y la solidaridad hacia los demás.

 Mariely. 6ºA