Dos artículos por la PAZ

13 de Febrero de 2008


 

 

4º Curso La Lastrilla

LA PAZ HECHA POR PERSONAS

El día de la Paz es el 30 de enero porque murió Mahatma Gandhi; en realidad  no se llamaba así pero le pusieron Mahatma que significa “Alma Grande”. En su tiempo la India estaba dominada por los ingleses y había lucha por conseguir la independencia. Gandhi se negó a tomar las armas y predicó con su ejemplo la no violencia. En 1.948, un año después de haber logrado la independencia de su país, fue asesinado en Nueva Delhi.

Rigoberta Menchú, ganadora del Premio Nóbel de la Paz en 1992, tuvo que salir de su país cuando tenía 33 años, para escapar de los que ya habían asesinado a varios familiares suyos y la perseguían a ella, por su defensa de los pueblos indígenas de América.  A esta causa dedica actualmente su vida viajando por todo el mundo para darla a conocer.

Martin Luther King luchó desde su juventud por la igualdad legal de los negros en Estados Unidos, pero lo hizo desde la no violencia con la palabra y el ejemplo. Fue también Premio Nóbel de la Paz en 1.964 y asesinado en Menphis en 1.968.

La Paz está compuesta por estas y otras muchas personas que dan la vida por los demás.

Paula Vallejo y Miriam Yubero ( 4º Primaria)

 

EL DÍA DE LA PAZ

El día de la PAZ es un día muy importante para todo el MUNDO porque es un día en que todo el MUNDO recuerda a todos los que han muerto en la guerra, a los que son pobres, a los enfermos, a los que están heridos por la guerra, a los que han muerto curando a personas, a los muertos y enfermos por el terrorismo, a los familiares de los muertos por la guerra, a los niños del tercer MUNDO ....y yo pienso que los países que están en guerra el día de la PAZ podrían dejar ese día de estar en guerra a ver si comprenden que es mejor estar en PAZ que en guerra y que los terroristas no pongan bombas el día de la PAZ para que nuestros oídos descansen de oír de que han muerto personas y que están heridas personas por una bomba. Este es un día muy importante por esto que os acabo de contar.

Clara Herrero Martín