Fábulas... de cuento

26 de noviembre de 2010


3ºA Primaria.
La Lastrilla

 El pez de oro

Érase una vez una familia de osos que vivían en una cabaña vieja y destartalada. Todos los días el oso se iba de pesca, intentaba traer algo de comida para su esposa y su gato. Un día pescó un pez de oro. El pez le dijo que si le soltaba, le concedería un deseo cada vez que viniera a la orilla del río. El oso le dijo a su esposa que había cazado un pez de oro y la esposa le dio un guantazo y le obligó a ir otra vez. Entonces fue a la orilla del río y le dijo que si podía convertirla en condesa. El pez dijo que si. Al empezar un nuevo día se despertó y era dueño de una mansión. Su esposa histérica le dijo que quería ser reina. Le obligó a ir otra vez al pececito de oro para que la convirtiera en reina y el pez le dijo que no se preocupase, pues la convertiría en reina. Pero al levantarse era dueño de una cabaña vieja y destartalada.

 Moraleja: La codicia rompe el saco.

 Autor: Mario García López.

 

 El calamar gigante

Erase una vez un calamar gigante que era bueno, pero todo el mundo le tenía miedo, porque era gigante y el rey contrató a un cazador profesional para que le hiciera su esclavo y cuando le atrapó al calamar gigante el calamar le ofreció un trato. Si le liberaba le ayudaría en todo y el cazador le dijo que sí y cuando llegó a la ciudad dijo: - no hubo suerte-. Y cuando descubrieron que sí que hubo suerte dijo el rey: -entonces serás tú el prisionero y le encerró a él, entonces el calamar gigante le devolvió el favor.

La moraleja es que si ayudas te ayudarán.

Autora: Patricia Alves Pereira.

 

 La hormiga y la cigarra

 Esta era una hormiga y una cigarra. La cigarra era muy vaga, sin embargo la hormiga era muy trabajadora. Era verano, entonces la hormiga estaba trabajando pero la cigarra tumbada al sol con sus amigos. La hormiga le dijo: “cuando llegue el invierno te vas a arrepentir”. Pero la cigarra le dijo: “anda, tómate un descanso”. Llegó el invierno y entonces la hormiga tuvo que salir a por ella y llevarla al hormiguero y se lo agradeció.

 Moraleja: Hay que trabajar para ganarte la vida.

Autor: Carlos García Anaya

Los alumn@s de 3º