Recorrido geológico por Armuña

 4 de diciembre de 2009


5º Primaria.
La Lastrilla.

El viernes día 27 de noviembre de 2009 los alumnos de 5º y 6º de primaria fuimos de excursión a Armuña que es un pueblo de Segovia muy bonito.

Lo primero que hicimos fue dividirnos en grupos para ir con un guía que nos iba explicando todo el recorrido.

Salimos del pueblo por el camino del cementerio hasta un vértice geodésico. Allí nos explicaron que en esa zona, como también en La Lastrilla (de ahí viene su nombre), hace muchos millones de años hubo un mar y por eso se encuentran fósiles de animales marinos en la roca caliza. Por el camino vimos montañas de arena de playa de aquel antiguo mar.

Nos contaron que se habían encontrado huesos de dinosaurios enormes de hace 65 millones de años, llamados titanosaurios que podían llegar a medir 25 m, y otros animales como tortugas y cocodrilos gigantes.

Después encontramos retamas sonajero, se llaman así por las bolas que al agitarse producen un sonido como un sonajero. Además vimos juncos, que crecen en zonas muy húmedas, y nos contaron que por allí antes había muchos ríos y por eso hay juncos. Los llamaban juncos churreros porque se usaban para atar los churros cuando los vendían.

Cuando llegamos a la antigua línea de ferrocarril, la atravesamos por un túnel. Allí vimos escarbaduras de conejos llenas de cagarrutas, que les sirven a los conejos para marcar su territorio, y un vivar de cuevas de conejos excavadas en la tierra.

Más adelante nos encontramos con una tejera donde antiguamente hacían tejas y utilizaban como combustible las ramas de retama que da mucho calor.

Luego hemos tenido que subir hasta el Cerro del Tormejón. Por las paredes de piedra se veían geodas y restos de huesos de algún animalillo que se había comido algún águila o algún zorro. Al llegar arriba había una ermita y allí hemos parado para merendar.

Desde allí arriba se veía una cantera que es donde habían encontrado los fósiles, es una cantera del Cretácico.

Al volver hacia el autobús, vimos al lado del camino una oveja que parecía enferma y un niño comentó: “tendrá la gripe A”. Y otra niña contestó: “no, yo creo que tiene la gripe Beeeee”.

Y así se nos pasó la mañana entre bromas y cosas nuevas que aprender, acabamos un poco cansados pero por lo menos no nos mojamos.